La ve
y hay en sus orillas
un óxido de intemperie.
Solo,
desfalleciente.
Se fue el deseo,
el fuego arde en la memoria.
Tirado en las afueras de un bar,
percibe a su lado un viejo jass, las sirenas;
después la noche ciega y sorda.

soledad

Tomas Pinilla