Nos quedamos sin vernos;
contaron muchas cosas,
la realidad es que nadie sabe nada.

La calle sembrada de palmas,
la luz tibia de tu aroma me precipita;
me sigue y de nada sirve contar mis pasos.

Pasa el viento, los carros. No hay retorno.

picaso