En la cima de la montaña,
hice una pila de mis poemas;
allí estaba la ola marina
levitando sobre la arena;
la linfa del rubí
dando color a la espuma.
El collar de semillas,
la luna sonrojando las hojas
y en el río corrían las estrellas.
Los besos volaron
antes de que el viento
Los dispersara.
Bajé con un siglo de edad,
pero dispuesto a sonreír
por la llegada de las garzas

garzas.Kawase Hasui (