El trapecista
se la pasa chiflando
en las alturas.
Todo un artista
del bello canto

picaso.