coxquihui
No había luz. Diestros jinetes con burros llevaban agua en recipientes. Así abastecía un depósito para el aseo. La casa permitió un espacio para observar pacientes delicados. La auxiliar se encargaba del cuidado, alimentación, limpieza y Nemesio de hacer mandados. Ambos sabían hablar el totonaco. Este lugar es habitado por gente creativa, hacedores de milenios, herederos de la gran ciudad del Tajín, danzadores del cielo, talento para esculpir la piedra y transformarla en belleza. Riqueza poco comprendida.