ancianosUna avalancha llegó a su cerebro; poco antes vio a su amante que decía. “Me gustas cuando callas porque estás como ausente”.
¡Qué regalo! la voz amorosa del compañero y la poesía de Pablo en su oído, previo al eterno silencio.