No estás y me perturba. El barro desprende olores de tierra mojada y, luego, huye con el viento. Tus labios mudos de besos  son guarida de lejanas palabras y  mar de mis pensamientos; tengo indiferencia y duele.

mujer espaldas