florees

Fuimos fiesta
mandarina y guitarra.
Y después
sólo quedó
un viento triste.