Lo cotidiano
corre del cielo al agua.
El farol duerme
 

 

Huachinango.