pintura-de-caballos-caminado-corriendo-por-el-agua-pinturas_16

Solo silencio.

Agua fría de la montaña

Y grandes peñascos

Que esconden pequeños camarones de río.

Bajo el agua los peces se comen

Y en el fondo yacen los tejos

De finitos colores y formas,

Tienen vida como el pez o el camarón,

Tejos de un arroyo

Piedras de otro.

Ruedan más que las ruedas de un viejo molino.

Húmedas, con su corazón de piedra.

Esperan quizá siglos

Para encontrar la que rueda y pulsa como ella.

Y se encuentran en un recodo de la corriente

Se tallan

 Se miman, se regodean

 Se acicalan

Y a las diez de la mañana

Llega un niño   toma una de ellas y la tira viendo como hace giros entre las ondas de agua.