Sale luz tenue de algún rincón. Me dijo el anestesista: sólo miraras puntitos de colores. Conté tres y después no supe de mí. A dos camillas, una niña se queja, la enfermera la protege. Empecé a toser y las nauseas me brincaban bajo la lengua.
Ya soy más viejo que mi padre y me duele. Dolor intimo, coagulado de lágrimas y azotes. Hubieses recogido el olor de la tierra si tuvieras mi edad, pero no fue así. En esta camilla, mientras la luz brota de alguna parte y una niña se queja a dos pasos, yo cargo piedras que ruedan lentamente por mi espalda herida. Dolor que se hace bolas en mi corriente, en mi flujo.