Estaba convencido de que era un ser diferente, Inicio el ritual de su disfrute.Tomó una porción de él y la degustó en su tinta, las otras las salpicóPaisaje-sideral-901331 de ají, Hasta que sólo quedó su boca y su alma. Lo último que exclamó es: Soy delicioso