niños

Qué cerca veo la sonrisa de Noemí. Jugábamos con la nieve que caía diminuta bajo el limón que prendía en azares, mientras el viento iba y venía.
¡Dónde te metes condenada muchacha! -le gritaba su abuela desde la choza.