mujer espaldas

Cerca. Tan cerca que sí respiro, escuches la luciérnaga de tu sueño.
Tenerte sin que te sobresaltes y traspasar con alfileres a la mariposa negra que ronda tus sueños; o tan lejos, que el oído de tu pensamiento escuche cuando te nombro.