IMG_0944Voy a cien kilómetros por hora
y las espigas de la hierba
parecen manos que se mueven de un lado a otro.
¡Golpeo el volante!
Y me pregunto:
¿son adioses
o es el viento que pasa?
Nuestro beso
parecía un río sin agua,
y el abrazo,  un árbol desnudo.