Aquella tarde noche la cortina de la ventana ondulaba por la brisa, y tu pelo suelto bamboleaba al unísono con tus caderas. Dentro de tus ojos miré los barcos. Por un instante el splash de nuestros cuerpos parecía coincidir con los murmullos del agua. Te decía entre silencios que en mis años sólo estabas tú. Desperté sin ti, te busqué, mas nadie dijo nada. En la lejanía las olas seguían martilleando el risco.mujer-joven-mirando-hacia-fuera-al-mar-6078515