tabledance1708513jpg Camino por las enredaderas de tu pelo,
 los entretejes de tu pensamiento
y me acercó a las fuentes de tu deseo.

Te despierto con una caricia,
y  tomo el mejor asiento en algún recodo de tu mente
y a media noche: aplaudo a rabiar el tabledance de tu libido.