Bip-bip

correcaminosLa implacable maestra, le decía al alumno, —que estaba a punto de llorar— escribirás cien veces: “el ave canta aunque la rama cruja, como que sabe lo que son sus alas*”. —No puedo—,gimoteaba el Correcaminos.

* ¡A gloria! Salvador Díaz Mirón

10 Comentarios

  1. Carmen dice:

    Buenos días amigo:
    Muy bueno Rubén, venga a seguir cantando.
    Feliz miércoles.

    Me gusta

    1. Gracias Carmen por el poyo, siempre comunicandonos… un beso y muchas flores

      Me gusta

  2. María dice:

    ¡Cuantas historias de maestras implacables!
    Buen día, Rubén y un abrazo grande…

    Me gusta

    1. Hola amiga Mari, gracias por venir y darme tu comentario siempre acertado, flores y besos para ti

      Me gusta

  3. A veces es complicado entender la lección ¡primero debemos aprender en ponernos en el lugar de otros!.
    Un Abrazo Rubén 🙂 .

    Me gusta

    1. Compañerop de años Joaquín, bienvenido a tu casa, gracias por comentarme.. un abrazo grande..

      Me gusta

  4. Me encanta el corre-caminos su descaro, su energía para salir de los líos…¿por que forzar su naturaleza? Es la alegría explosiva de vivir. Vivamos nuestras vidas sin hacer caso a ese tipo de maestras…

    Me gusta

  5. Querida amiga maestras tan estrictas siembre las tendremos. Quiza podemos imaginar la sonrisa del coyote viendo la escena por la ventana. Un abrazo y rosas para ti.

    Me gusta

  6. elssamolina dice:

    Cantar y cantar .Preciosa entrada con una bella lectura. Besos Ruben .Elssa Ana

    Me gusta

    1. Gracias Elsa por llegar a ver a un correcaminos impotente. un beso

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s