manicomiosEn la mañana los internos de psiquiatría van en fila hacia las regaderas, el agua fría hace que tiriten sus cuerpos mientras esperan a ser secados por la asistente; toman una bata del montón y regresan a sus camas como sobrevivientes de un holocausto.