manzaLa pulga recriminó desde el hombro del sabio a una avecilla que gorjeaba en el manzano: ¡cállate! ¡No ves que estamos calculando!