CREPUSCULO

Vuelan las garzas
como la juventud.
Se va el otoño
con su soledad de hojas,
mustias, livianas:
que ya nunca veré,
que ya nunca veré.