Rasgó el sobre y leyó el resultado: ” El ochenta por ciento del personal a su cargo, ha tenido una o más prácticas de corrupción” .
-Haga lo que crea conveniente- le dijo el presidente.
Salieron pedacitos de papel, que al arrojarlos por la ventana, volaron como palomitas avergonzadas.