GALLETAS DE NAVIDAD

Ella vio a su amiga Margot poner un chicle en la bolsa del pantalón del maestro y con picardía le cerró el ojo, al tiempo que el dedo índice cruzaba los labios de su boca. Cuando el mentor de primaria, metió la mano para buscar sus llaves, se encontró con el pegajoso chicle. —Tú fuiste Margot. —No maestro, yo hacía mi tarea con Dané. ¿Verdad Dan, que sí? El maestro movió la cabeza y siguió su clase. No dándole mayor importancia. Una mañana, cuando su mamá había dispuesto la ropa que calzaría su papá, impulsivamente puso un chicle en uno de los calcetines. Cuando llegó de la escuela, su papá le preguntó: -¿Fuiste tú quién metió un chicle en mi calcetín? -No papá -¡Segura! Los ojos del padre la veían directamente y ella a diferencia de su amiga, no sostuvo la mirada. —Estás castigada. —No te compraré nada en esta semana previa a la navidad.
«En ese tiempo, si me hubiesen dicho a quien prefieres a mamá o papá, hubiese contestado y aún hoy contestaría que a mi papá.  Giraba mi ser sobre su persona. Que él me hablase cortante o que no mencionara mi nombre después de haber dicho el de mis hermanos, era sofoco».
 Esa tarde noche iba en el auto con su padre. Ella intentaba distraerse con el fulgor de  las figuras navideñas que adornaban las calles de la ciudad . Aparcó el carro  frente a la tienda de pasteles y biscochos. La vitrinas a todo lujo  exhibiendo  las galletas de chocolate que tanto le gustaban y que papá siempre le compraba.
—¡Papá papá cómprame mis galletas!
 —Ya no recuerdas que estás castigada. — Le contestó con voz seca. Ella hizo un silencio.
—Ahora vengo.
—¡No me vas a llevar!
—¡Allí estate! -La niña no pudo más y lloró. Silenciosas lágrimas hicieron camino por sus mejillas. Un lloro diferente, sin gritos, con un dolor que se atoraba en su pecho. Aún sollozaba, cuando un extraño tocó el parabrisas del carro. —¡Niña! niña… estás de suerte, mira que mi hija no quiere galletas de chocolate y me da tristeza tirarlas. Te las regalo. Y dejándoselas en su regazo siguió su camino. Su padre llegó poco después y enfiló hacia el hogar. Ella no se atrevió a decirle que bajo el asiento había unas galletas de chocolate. Durante los años siguientes creyó con firmeza que la fortuna le había sonreído, por haber degustado en la soledad del cuarto aquellas deliciosas galletas. Hoy es navidad y recordó a su padre con su sonrisa abierta y sintiendo  el abrazo que le daba siempre valía mucho más que mil palabras. Ahora entiende que el desconocido que le obsequió las galletas había sido su padre en otra persona.
-¡Danéee, Danéee… ya estás lista! Apúrate o llegaremos tarde para la cena de navidad.
Tomó la foto de su padre y la guardó en el bolso y dijo para sí: Cenarás conmigo papá.

35 Comentarios

  1. annefatosme dice:

    Rub, un relato delicioso con sabor a galletas de chocolate. Me has emocionado, me has hecho recordar a mi padre, tengo su foto en mi cartera.
    Un abrazo, hombre sensible.

    Me gusta

  2. Me ha encantado. Ese final es muy emotivo y tierno. Es un gusto -con sabor a chocolate- conocerte.

    Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Gracias javier, Esta blog es también tu casa. asi que bienvenido y felíz navidad Rub

      Me gusta

  3. rubengarcia dice:

    Pues que alegría me das, cuando me dices emocionada que te hice recordar a tu papi. El hombre más bello para ti. una satisfacción que me das, sin duda empezamos bien la navidad… un abrzo y beso y feliz navidad querida amiga Rub

    Me gusta

  4. Concha Huerta dice:

    Delicioso relato de amor filial que rescata los recuerdos que atesoramos cuando niños. Estupenda la iniciativa de Anne. Yo ya me acabo de apuntar publicando el mio. Un saludo

    Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Por supuesto que la iniciativa de Ann es estúpenda. En un espacio estaré leyendo el tuyo. Gracias por llegar.. Un abrazo Rub

      Me gusta

  5. Ernesto dice:

    Un cuento delicioso, y a la vez un emocionado recuerdo a la figura del padre. Personalmente me has hecho a mi también, como a nuestra amiga Anne, recordar todo lo que significó en mi vida.
    Apr0ovecho la oportunidad de esta iniciativa, to también acabo de publicar el mío, para curiosear por tu espacio que me resulta muy ynteresante. Voleré por este lugar, sin duda. Un abrazo y feliz Navidad.

    Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Gracias Ernesto, por supuesto que mi blog esta con los brazos abiertos… por allí nos estaremos leyendo Feliz navidad Rub

      Me gusta

  6. pipermenta dice:

    Felicitaciones por tu cuento. Una historia repleta de evocadores recuerdos hacía nuestros mayores. Curiosa, la forma en que cada uno enfocamos este divertido reto.
    Feliz navidad!

    Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Amiga, bienvenida a mi blog – esta es tu casa- como decimos en México. Celebro de que te haya gustado… un abrazo Rub

      Me gusta

  7. micromios dice:

    Hermoso cuento que demuestra que el tiempo nos devuelve los mejores recuerdos.
    Salut

    Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Gracias Micromios, por haber llegado y comentar. Si, el recuerdo es nuestro rio, donde buceamos y damos realce a nuestras experiencias. Un abrazo desde México… Rub
      1.Relatos sobre la Navidad dignos de ser leídos

      http://eduardblanco.wordpress.com/2010/12/13/3590/

      https://senddero.wordpress.com/2010/12/14/galletas-de-navidad/

      http://conchahuerta.wordpress.com/2010/12/16/mi-regalo-de-navidad/

      http://ernesto51.wordpress.com/2010/12/16/navidad-a-dos-voces/

      http://pipermenta.wordpress.com/2010/12/16/fantasia-de-navidad/

      Comentario por micromios — diciembre 16, 2010 @ 18:50 | Responder

      Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      gracias por llegar y leer un abrazo Rub

      Me gusta

  8. chrieseli dice:

    Me sorprendo más y más en cada cuento que voy leyendo. Este, la rememoranza de aquellos tiempos de la niñez donde creíamos en la magia de las cosas. Hoy, quisieramos con esa misma magia traer a nuestra mesa de nochebuena a aquellos que se han ido.
    Un gran abrazo Rub y muy feliz Navidad.

    Me gusta

  9. rubengarcia dice:

    CHRIESLI un fortna encontar tu comentario y sí tienes razón, cuanto no daría un por tener la gracia de volver a cenar con los que se nos adelantaron. Esta es tu casa, asi decimos por aca, y te reitero mi satisfacción al leer tu comentario. Un Abrazo Rub

    Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Gracias por llegar un abrazo desde México Rub

      Me gusta

  10. g. dice:

    qué cosa, cómo las navidades presentes se van poblando de los recuerdos de las navidades pasadas hasta que esos recuerdos se convierten en el motivo mayor para recordar y festejar la vida, no?
    saludos,

    Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Gracias G por haber llegado al blog y cierto los recuerdos se van acumulando y llegan a tu presente con nostalgia y fuerza… un abrazo Rub

      Me gusta

  11. Que bonito punto de vista. Me he identificado con la niña que llora. Inolvidable. La navidad es el regreso a la infancia. Gracias Rub por tu relato de navidad y por todo.
    Un abrazo amigo

    Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Cierto Ana, la niñez está preñada de recuerdos navideños. No se olvidan, tampoco se alejan. Gracias por llegar y compartir. Feliz navidad Bella Amiga rub

      Me gusta

  12. Stella. dice:

    Hermoso relato. Más se valora, cuando las ausencias son muchas. Tantos recuerdos pegajosos de la niñez, como la variedad existente de galletas de chocolate.
    Gracias por trasmitir, tan bien el recuerdo amoroso hacia los otros.
    Felíz Navidad. Un abrazo.

    Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Stella, las ausencias son espacios que duelen. Pero es en navidad cuando más se siente. Gracias por llegar y dejar tu opinión. Feliz navidad Rub

      Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Gracias por haber leido este cuentito de navidad… un abrazo y feliz navidad…Rub

      Me gusta

  13. zambullida dice:

    ¡Qué bonito y entrañable! Pese a que la niña, por mentir, se merecía un castigo, el amor, que todo lo perdona,pasa por alto las faltas y con esas galletas le dice: «te quiero aun cuando no seas perfecta». Gracias, Rubén, muchas gracias.

    Me gusta

    1. rubengarcia dice:

      Estimada amiga una alegría encontrar tu mirada en el cuento. Muchas gracias poor haber llegado y dejar tu impresión. Bienvenida esta es tu casa-blog.
      Rub

      Me gusta

  14. Vi dice:

    Que buen camino de reconciliación hizo esa nena… creo que pudo hacerlo, porque también pudo disfrutar de esas galletas a escondidas. Me conmovió ese creer en «su padre en otra persona»…leva mucho tiempo entenderlo.
    Seguiré pasando por acá.
    Felicidades!

    Me gusta

  15. rubengarcia dice:

    Amiga Vi, gracias por la noticia de que seguiremos leyendonos. Te agradezco tu comentario y me alegra tener otra amiga blogera. También te vistaré y leere y te comentaré.. por hoy te deseo feliz navidad y que estés rodeada de tus amores un abrazo desde México Rub

    Me gusta

Responder a chrieseli Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s