Cinco Nanoficciones de Rubén García García

sendero

Infierno

Se quedó ciego y siempre tuvo fobia a la oscuridad.

Killer

Tumbado en la hamaca, entornando los ojos y rascándome las lonjas de la panza, espero pacientemente al tiempo para matarlo.

La Dinosauria de Monterroso

La institución no me lo permite, pero que bien estaría decirle: ¡Qué hermosa cola tiene usted!

Me siento increíble

Hoy troté apoyándome con el bastón.

Adolescencia

¡ Ha de estar agotadísima! Toda la noche soñé con ella.

Nanoficciones

2 Comentarios

  1. Ese feto de elefantito me ha dado mucha ternura, Rubén…Y tus letras por cierto son muy singulares…sobre todo cuando dices: Hoy troté apoyándome con el bastón….Jejeje…ojalá se pudiera, (digo yo). Un abrazo grande.

    Le gusta a 1 persona

    1. La minificción te lo permite. Abrazo amiga y cuídate.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s