Mirando una estrella de Rubén García García

Sendero

Fue sustituido el hombre bala por el payaso » Risitas». Se brindó al respetable y entró a la cámara del cañón. Salió disparado con la melena al viento, los ojos al cielo. Cayó la bola roja, la peluca dorada, los zapatos enormes y se perdió en el firmamento. El público de píe lo despidió con atronador y prologado aplauso.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s