Detective de parejas

de Norah Scarpa Filsinger



Siempre hay un tipo que sospecha de su mujer y eso no está mal,
se dijo. Pero esta vez fue la mujer la que sospechó del tipo. Y no se
quedó en el molde. No era lo suyo, pero… la bronca es grande… y la
paga también. Lo que no entendía era el apuro, los términos eran
precisos. Suspiró. Y ahora basta de dilaciones, se alentó. Lo más
sencillo, pero… veneno no quiere, está la autopsia. Recapacitó. El
método era lo esencial. Planeó el hecho con meticulosidad científica.
El tiempo, casi la clave. Lo acechó durante tres noches. Ahí estaba. Se
puso la gabardina gris y entró en el momento preciso. Esta vez sí. Pero
no.
El miserable ya estaba muerto.

Hallan cadáver de sujeto baleado en la alcaldía Cuauhtémoc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s