Soñar es bello de Dina Grijalva


En una ciudad lejana, Elisa y Miguel se enamoraron locamente y empezaron a vivir en una fiesta perenne. Gozaron la gula, la lujuria, la pereza y otros placeres. Pronto fueron un ejemplo y
todas las mujeres y hombres de esa villa les imitaron. Allí, la naturaleza también resplandece: los abedules parecen querer tocar el cielo, las amapolas inundan con sus flores rosas todo lo que los
ojos ven, las aves cantan desde el alba hasta el siguiente amanecer. Por amor a la vida dejaron de comer animales así que vivieron felices para siempre sin comer perdices.

Casa de Campo de ensueño con piscina en la Vera - Cabañas en renta ...

Del microdecamerón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s