DE LA TÓMBOLA DE FICTICIA
Al cumplir sesenta y cinco años comprendió la revelación.
Nunca tendría la oportunidad de una segunda edición de su vida, corregida y aumentada, por lo que en lugar de testamento redactó una fe de erratas.

Mónica Lavín