El cazador

cazadorAtó los cordones de las botas. Pulió la escopeta con el pañuelo, que después puso sobre el cuello. La gorra castrense le quedaba perfecta sobre la testa y muy de mañana se internó en la selva.
En el camino volvió a contar las balas. Eran cincuenta. De vuelta con la  la tarde,  dejó el arma en su sitio y, guardó exactamente cincuenta balas. Ninguna certeza se le puso al tiro.

15 Comentarios

  1. Y es que hay días que acompañan y otros no, o tal vez todo fue una certeza en si misma. Un abrazo Rubén.

    Me gusta

    1. Gracias amiga por comentarlo, yo creo que la vida es una suceción de probabilidades mas que de certezas, donde a veces la belleza , felicidad se esconde y de un de repente salta y te abraza, como tambien lo puede ser la tristeza. un abrazo grande, besos y flores.

      Me gusta

  2. A veces encontrar una verdad certera puede durar mucho en presentarse y hasta entonces sólo podemos esperar y esperar…..
    Un Abrazo Rubén 🙂 .

    Me gusta

    1. Si la vida se comps qui usiera de certezas, se nos quitaría el gusto por ella, gracias por venir compañero de años… un abrazo

      Me gusta

  3. Afortunadamente volvió con las mismas balas con las que salió….
    Es mejor no disparar nunca..
    Un saludo Ruben

    Me gusta

    1. y es que la vida no es una certeza… gracias Merce… feliz seas besos y flores,,

      Me gusta

  4. Stella dice:

    Creo, que no existen las certezas, por algo se dice en una expresión popular «Le salió el tiro por la culata»
    Buen fin de semana Rub y un fuerte abrazo.
    Hasta pronto.

    Me gusta

    1. Una vida con certezas sería programable y aburrida. gracias por venir a verme querida amiga , besos y flores para ti.

      Me gusta

  5. Aquileana dice:

    En este caso la falta de certezas fue favorable… Pues se supone que no ha usado ninguna bala.
    Interesante relato… suspendido en la duda.
    Un abrazo, Aquileana 😀

    Me gusta

    1. Gracias amiga, sólo intento decir que en la vida no hay certeza con excepción de la muerte. besos y flores para ti

      Me gusta

  6. Excelente relato querido Don Rubén.
    Una vida con certezas sería muy aburrida.
    Besotes y fuerte abrazo. 🙂

    Me gusta

  7. si es bella amiga, gracias por venir… besos y flores

    Me gusta

  8. Ese hombre no desperdicia balas. Los hay cautelosos y calculadores. Saben esperar… hace días estaba por leerte y ahora, después de tu visita vengo acá a leerte. Un abrazo

    Me gusta

    1. Hola Ana¡ Todo bien, eso deseo, pero ya sabes que no falta un frijo en el arros. Andas de vacaciones? por acá me quede solo, y me he dado mis vacaciones leyendo, sabes oí que el Jilguero de Donna Tartt es todo un acontecimiento, son mas de mil paginas y eso me marea.
      Gracias por llegar a la mini reflexiva, pues bien sabemos que la única certeza que tenemos es la muerte… besos y flores amiga bella.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s